lunes, 23 de mayo de 2011

REFLEXIÓN ACERCA DE LA MONOTONÍA

Una persona siempre hace planes, se llena la cabeza de metas  y objetivos frente a su trabajo, su relación sentimental, viajes y un sin número de actividades proyectadas a un futuro cargado de éxito y felicidad. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo  solo algunas de esas metas o proyectos se cumplen  y las otras se quedan atrás esperando a volverse realidad o cumplirse de la manera en que alguna vez se soñó. Entonces empieza a vivir una vida que escogió y que supuestamente representa esa felicidad añorada, a ir al trabajo cada día,   a cumplir un horario y unas exigencias, siempre haciendo lo mismo y procurando no olvidar nada; encuentra una pareja, al principio todo es hermoso  y poco a poco  se da cuenta de que las llamadas son siempre a la misma hora , las actividades y conversaciones son iguales, los besos se convierten en un protocolo  , y de pronto todo ese amor  se convierte en un hábito, una simple costumbre; trabaja y trabaja para algún día poder cumplir  esos objetivos que pensó en otro momento, esos mismos viajes, un mismo futuro   y un mismo sueño. Se ve  la televisión (los mismos programas y hasta repetidos día a día) con el fin de cambiar un poco ese tren de preocupaciones y estrés que maneja.
Pasan los días, meses  incluso años  y encuentra que su trabajo, relación, su vida y hasta sus sueños se encuentran sumergidos en una rutina que se repite cada día y por miedo a perder lo que se ha logrado   se sigue mecánicamente sin siquiera preguntar por qué se hace  o si podría hacerlo de otra manera, o donde quedo todo aquello que alguna vez soñó, simplemente se sigue.
De una u otra manera  todos somos víctimas de la rutina , la sociedad nos ha llevado a mantener un ritmo de vida determinado, desde la persona que trabaja todo el dia y vuelve a casa a dormir para poder  levantarse a trabajar al día siguiente, hasta la persona que buscando Salir de la rutina  opta por salir todos los viernes y sábados  a celebrar, pues poco a poco  salir se convierte en una costumbre  y sin darse cuenta recae en la rutina una vez más. La única manera de salir de esto es dejando volar la mente,  dejar el miedo a hacer cosas distintas, a conocer gente, a arriesgar un poco de eso que tenemos para poder conseguir algo más , hay que tomarse el tiempo para cuestionar lo que estamos haciendo con nuestras vidas y si esta dentro de nuestras manos cambiarlo,  simplemente vivir cada segundo  y asi , aunque sea por un instante, sentir cerca esa felicidad con la que todos soñamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada